24 de marzo de 2016

Aprendiendo "Krokbragd"

Entre las muchas -muchísimas- cosas que tengo ganas de hacer en el telar, el "krokbragd" estaba la primera de la lista hace tiempo. Y cuando digo la lista, es literal. Ahí está, en la parte central de la foto. Ahí tengo apuntado lo que más prisa, entre comillas, tengo por probar: brocado (por culpa de esta página), "huck lace", y el doble lizo rígido (para lo que tendré que montarme un apaño, porque no tengo más que uno). También tengo ganas de volver a hacer tapiz, y sobre todo alfombra de nudo. Desde que tomé esa foto ya he añadido también el "gorullo". Esta vez el culpable es el taller de Eustaquio Rosa, maldito Facebook... Ya en otro momento hablaré de la gente que me pierde me inspira.

De momento estoy con el "krokbragd" (traducido: camino tortuoso, como la canción de los Beatles), que es un tejido típico de los países escandinavos. Lo descubrí hace tiempo en el libro "The Weaver's Idea Book" de Jane Patrick. Es una técnica que exige bastante concentración, porque para cada "línea" -por llamarlo de algún modo- de tejido hay que abrir tres caladas diferentes, cada una con su pasada correspondiente de naveta, y cambiando colores. No es difícil cuando se le coge el ritmo, pero sí muy laborioso. No me extraña que le llamen tortuoso... 

Unas fotos de mi "estudio" sobre el tema. Sobre la técnica en sí haré una entrada con más detalle más adelante, explicando el paso a paso. 

13 de marzo de 2016

Tela #1 y como unir cabos de lana

A raíz de "tela#2", alguien me dijo el otro día que entonces debía existir una "tela#1". Efectivamente ;P

Con tanta red en la que me enmaraño últimamente (Ravelry, Facebook, Instagram) a veces ocurre que lo que enseño por un lado no me acuerdo de enseñarlo por aquí. También es cierto que, aunque todas las centro en mis tejidos, cada una de esas redes la uso de forma diferente, y si la cosa no tiene interés más allá de enseñar la foto, no lo traigo a Telaradas.

Por ilustrar un poco esta entrada, un par de fotos -malísimas- de como hice la urdimbre directa.  Y al final, una forma de unir lanas cuando necesitamos hacer un empalme.

Primero, el urdido. Una primera parte de blanco en ranuras alternas, y luego otra vuelta con rojo en las que quedaron libres. El peine, después de enhebrar los orificios, queda con dos hilos de cada color.


 La trama, blanca.


Y ahora, para unir un cabo de lana con otro y que se note lo menos posible, he encontrado este vídeo en Youtube. Lo llaman Russian join (unión rusa), y por lo que dicen solo funciona con acrílicos. Me parece una idea muy buena para evitar tener que superponer una hebra con otra en la pasada cuando se nos termina la carga de una naveta. 
La unión queda algo más gruesa, pero bastante discreta.
Y es muy resistente.

Y poco más. Esta semana mis telares han estado en barbecho, porque no consigo concentrarme. La musa me esquiva...

7 de marzo de 2016

Tutorial: reparar un fallo en el enhebrado del peine


Hemos hecho nuestra urdimbre, hemos enhebrado con suma paciencia el peine entero, hemos tensado, y al ponernos felices a tejer ¡oh, sorpresa! nos hemos saltado un orificio.  ****** [que cada quien sustituya los asteriscos por la palabrota de su elección]. Lo primero que pense ---no, mentira, lo primero fueron los asteriscos- lo segundo que pensé fue: voy a hacer fotos, preparo tuto, y le doy utilidad a este fallo.

Una puntualización: cuando se sigue un patrón particular, como pueda ser en el barracán o en el pied de poule, por desgracia no hay más remedio que desbaratar todo, reparar el error, y volver a tensar. Pero si no importan el orden ni el color, la solución es infinitamente más sencilla.

Lo primero es medir un hilo algo más largo que nuestra urdimbre, y pasarlo por el agujero que faltaba. Si, como me ocurrió a mí, ya hay unas pasadas tejidas, con ayuda de una aguja lanera se pasa en su orden correspondiente por encima y por debajo de éstas. 



Si aún no se había empezado a tejer, simplemente se ata junto al resto en el rodillo delantero y listo. La hebra que queda del peine hacia atrás (foto de la dcha.) se puede enrollar en una pinza para que no se nos enrede, y se deja colgando por detrás del rodillo posterior.


Esto es la parte posterior del telar. Hay que conseguir que ese hilo que estamos reparando tenga una tensión similar al resto de urdimbre. Para ello basta con ponerle algo de peso. Lo que se ve en la siguiente foto es una simple bolsa con algunos tornillos dentro.

Visto desde la parte posterior del telar
Cada vez que avancemos el tejido hay que soltar parte del hilo de la pinza, pero es una molestia minúscula comparado con desmontar el telar entero.

5 de marzo de 2016

Tela #2


Si antes hablo de mi dificultad para poner nombre a las cosas... 


Pues sí, "tela #2", de momento así es como llamo a esta pieza. Ha surgido de repente, sin finalidad más allá de quitarme material de encima. Si en algún momento hago algo con ella, se llamará de otra manera (bolso #x, por ejemplo ;P )


Tengo una anilla pinchada en el tablero de corcho donde voy poniendo combinaciones de colores o texturas que me gustan, y ésta era una de ellas. 

Urdimbre directa, y a tejer, sin complicaciones.

Bueno, sin complicaciones, no; me salté un agujero en el peine. En la próxima entrada explicaré cómo se soluciona esto.

Al principio fui alternando colores también en la trama, pero no me gustaba. Parecía un mantel de picnic feo, así tan cuadriculado.

Así que seguí solo con el color pardo hasta el final.


La lavaré, veré lo qué resulta, y entonces decídiré qué hacer con ello. 
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...