17 de enero de 2015

Dos nuevos proyectos y un desastre

El nuevo proyecto es un ¿chal? No sé si es el término adecuado. Aparece en el libro "The Weaver's Idea Book" (página 74) y llevo tiempo con ganas de hacerlo. 

Hace tiempo compré una lana mezcla de alpaca y acrílico, que no es del grosor recomendado en el libro, pero que voy a usar igualmente. Lo mismo acaba también en desastre... espero que no. Me daría muchísima pena malgastar estos ovillos.

El segundo nuevo proyecto es hacer llaveros de urdimbre vista. En Ravelry hay un grupo de telar de cintura que lleva Laverne Waddington. Sigo a esta mujer desde hace tiempo y su blog me ha inspirado en muchas ocasiones para probar esa forma de tejido, aunque no he tenido mucho éxito de momento (es frustrante, pero se me resiste). Ha organizado un WAL (Weave ALong, si conocéis el término SAL para labores, esto es igual pero con tejido a telar; o sea: un trabajo en grupo) para hacer llaveros, y me he líado la manta a la cabeza.

Y ahora, sí... el desastre. Y parecía sencillo, oiga...
He intentado hacer el "ojo de guanaco", que es típico de tejidos de Sudámerica. Creo que "guanaco" es como llaman a la perdiz. Lo mío ni ojo, ni perdiz, ni ná...
Un horror.

Al menos creo que sé dónde he fallado esta vez. Hice la urdimbre pensando en esto del blog de Laverne (de quien hablaba antes) y cuando no salió, decidí aprovecharla para el dichoso "ojo". Evidentemente, no era la forma correcta de urdir para ese proyecto. Yo y mi manía de aprovechar todo...

3 de enero de 2015

Poncho para bebé




Por fin se ha podido entregar, así que ya puedo mostrarlo. La tarde de ayer fue muy emocionante, y vivida en riguroso directo a pesar de que estamos repartidos por todo el territorio nacional. Bendito whatsapp ;P

La historia resumida es que se estaba organizando en secreto una "cesta de cigüeña" para una amiga que esperaba un bebé y me preguntaron si quería participar. Y quise, claro :)

Me pilló en uno de mis momentos de "mono" de telar, así que tuve claro que mi detalle iba a estar hecho así. La primera idea fue hacer una manta pero, debido a las dimensiones de mi Kromski, no era factible. Pensando, pensando, se me ocurrió la idea del poncho. 

Vi por internet que solo era cuestión de hacer dos rectángulos y unirlos. Al final de esta entrada dejaré los enlaces. Luego busqué tallajes de 1 y 2 años, hice algunos cálculos y me puse con la urdimbre.

Quienes me seguís habitualmente sabéis que no soy nada meticulosa a la hora de proyectar. Intenté llevar notas de todo, pero las que logré apuntar las he perdido. Suerte que en Ravelry fui subiendo alguna sobre la marcha... Las fotos del proceso, además de pocas, son del móvil, así que tampoco son muy nítidas.


Utilicé dos lanas diferentes, una blanca y otra degradada algo más gruesa, por lo que además de color le da cierta textura. Hice las madejas de cada una por separado. Primero enhebré la degradada de forma aleatoria, y luego completé con las blancas. Eso hizo que al final tuviera ciertos problemas porque, como yo ato al comienzo, las degradadas que iban más separadas se tensaron a medida que el tejido avanzaba. Si a eso sumamos que no me gusta dejar mucho desecho y siempre termino muy justa aprovechando hasta el ultimísimo centímetro, ya tenemos el lío.

Finalmente me llegó para los dos rectángulos.
Ya solo había que ponerle un forro para el interior y unirlo. Como de costumbre, discutí con mi máquina de coser, y terminé haciéndolo a mano.

Estas son las instrucciones de montaje:
http://www.jessica-tromp.nl/123_free_baby_children's_ponchos_patterns.htm
http://www.jessica-tromp.nl/ponchos_capelets/poncho_11.png

Los orillos, como se aprecia en esta última foto, quedaron muy irregulares. Es lo malo de alternar dos navetas. Al coser el poncho solo eran visibles en las solapas del cuello, así que las cubrí tejiendo a ganchillo un borde a punto bajo. Como no estoy segura de que la abertura para el cuello sea correcta, he dejado sin unir una pequeña parte que luego se ata con un cordón.

Éste ha sido un proyecto en el que he puesto muchísima ilusión. Ojalá que todo el esfuerzo haya merecido la pena y la prenda le venga bien a la nena cuando llegue el momento. Cruzo los dedos:
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...