11 de diciembre de 2013

Jarapa


He vuelto a tejer en el telar, después de unas semanas complicadas a nivel familiar. Ha sido estupendo poder pasar toda una mañana pasando la lanzadera de un lado a otro, relajada, con el sol entrando por la ventana. 

He  reutilizado una urdimbre de algodón mercerizado (nº5) que llevaba mucho tiempo puesta en el telar y que se había estancado ahí como UFO. Originalmente iba enhebrada en el lizo de la forma habitual (40 hilos en 10 cm.) y estaba destinada a ser un tejido de faz de urdimbre. Éste (cuidado con los ojos):
Podría echarle la culpa a la luz, o a la cámara, pero lo cierto es que al natural también hace daño a la vista... Qué desastre soy combinando colores.

Total, que corté la pieza y recoloqué la urdimbre, espaciándola. Un hilo por la primera ranura, un diente (ranura+agujero) libre, el siguiente hilo por un agujero, y así.  Se puede ver en la primera foto.

La razón de espaciarlo de ese modo era que quería tejer una jarapa de trapillo.
El trapillo ha sido un material muy cómodo. Al ser grueso, se avanza rápido, y por su elasticidad es fácil mantener un ancho regular en todo el tejido. De hecho, apenas se nota diferencia entre las primeras pasadas y las últimas. Los orillos han quedado bastante regulares, también.
La pieza final mide 55x31cm.

Aún tengo que decidir si añadir flecos (los que se ven son solo los hilos de la urdimbre anudados) o rematar con máquina de coser. Creo que me decidiré por lo primero, porque la máquina no anda muy católica estos días.

1 comentario:

  1. Que bonitas...yo no entiendo nada de nada de telares pero están bonitas las dos. La de trapillo con los flecos quedaría mejor aún.
    Besos.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...